Galiléo Diagnostics Galiléo Diagnostics English website Galiléo Diagnostics Español website

La innovación al servicio de la clínica

Alergia alimentaria en el perro y el gato

Alergia alimentaria: múltiples señales precursoras

La alergia alimentaria es una alergia no temporal que se declara a menudo repentinamente después de meses, incluso años, de un consumo regular del alimento incriminado.

En perros los signos clínicos de alergia alimentaria son principalmente de la piel con prurito (trastorno del funcionamiento de los nervios cutáneos, que causan picazón) no estacionales recurrentes pero de intensidad variable.

  • El prurito cutáneo puede ser generalizado por todo el cuerpo o solo limitado a zonas como la cara, orejas, patas o regiones más bajas del abdomen y la ingle.
  • En algunos animales la otitis externa puede ser el único síntoma, es por eso que su presencia es a menudo una indicación importante de una alergia alimentaria.
  • La Anitis (inflamación del margen del ano) también parece ser un síntoma de alergia alimentaria


La alergia alimentaria en perros puede verse acompañada por signos gastrointestinales como diarrea, malestar abdominal o vómitos.

Por falta de herramientas fiables y dado que la alergia alimentaria en el perro y el gato se manifiesta en la forma de una gran variedad de síntomas, el diagnóstico de alergia a un alimento se contempla a menudo después de un diagnóstico diferencial que excluya otras posibles causas de los síntomas.
 

Búsqueda de alimentos conteniendo alérgenos

Si cualquier alimento es teóricamente capaz de inducir una alergia alimentaria, los alimentos más frecuentemente asociados a una alergia alimentaria varían dependiendo de los hábitos alimentarios. Sin embargo, los principales alérgenos encontrados en animales son las carnes, incluyendo carne de res en primera posición, seguido por el cordero, pollo, huevos, soja, productos lácteos y trigo.

Si se sospecha de una alergia alimentaria, actualmente la única manera de diagnosticar con certeza es someter al animal a una dieta de eliminación.

Una dieta de eliminación es cambiar la dieta habitual del animal por una fuente controlada de alimentos, que él nunca hubiera conocido y que no debería ser alérgico.
Para ello, en una consulta con el veterinario, se establece una lista exhaustiva de todos los alimentos que el animal ha consumido a lo largo de su vida.

Para ser concluyente, la duración de una dieta de eliminación debe ser de 8 a 12 semanas. El diagnóstico de una alergia alimentaria será establecido definitivamente después de la reintroducción de los alimentos sospechosos que dará lugar a la reaparición de los síntomas clínicos.

 

Los límites del sistema de la dieta de eliminación

  • Implementar la dieta de eliminación es bastante pesado y es a menudo difícil para el propietario cumplirlo a largo plazo. Desviaciones leves a menudo se realizan, sin necesariamente mantener informado al Veterinario.
  • La falta de mejoría de los síntomas durante la dieta de eliminación no permite siempre excluir con certeza la alergia alimentaria
  • No es infrecuente que los perros que sufren de una alergia alimentaria sean multi sensibilizados a varios componentes de su alimentación
  • Recurrir a menudo en las dietas de eliminación a las dietas caseras (que constan de una sola fuente de proteínas y una fuente única de hidratos de carbono) supone un problema de equilibrio alimentario
  • Los veterinarios sospechan que los aditivos alimentarios tales como los colorantes o conservadores juegan un papel en la alergia

 

Innovación en el diagnóstico de las alergias alimentarias

El diagnóstico de la alergia canina o felina es complicado por su equívoca manifestación clínica como esencialmente la piel en forma de dermatitis atópica. A menudo es difícil distinguir una alergia de cualquier otra enfermedad (parásitos, irritación…) sólo por los síntomas. También es difícil diferenciar una alergia alimentaria de una alergia ambiental.
Cyno – DIAL ® y Feli – DIAL ® se basan en un método de biología molecular, immunoblot, que anteriormente estaba reservado para los laboratorios de investigación fundamental como herramientas de diagnóstico. Este test sérico detecta la presencia de IgE específicas de cada proteína alergénica (sensibilización) contenida en varias preparaciones alimenticias.

La fuerza de Cyno-DIAL® y Feli-DIAL® es poder analizar preparaciones comerciales en su conjunto, y no compuesto por compuesto como lo hacen actualmente las otras tecnologías en el mercado.

Únicamente las referencias que no son positivas frente a las IgE de los animales son seleccionadas para el establecimiento de una dieta de eliminación.


EN NUMEROS

La prevalencia de La alergia alimentaria del perro está estimada entre un 7 y un 12%.
Algunas razas de perros presentan predisposiciones genéticas: Boxer, Golden Retriever, Lhassa Apso, West Highland White Terrier,…

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone